Comprar

Se suele identificar a una dictadura con el ejercicio de la violencia sobre la población y la censura total de la información y la opinión, pero ese es sólo el final de un proceso, el momento en el que el sistema, por su lógica interna, empieza a debilitarse. La verdadera dictadura consiste en las ideas falsas que la población y las elites dirigentes han incorporado, tal vez mucho antes de que el déspota las aproveche.

Go to link